Consultoría jurídica y de seguros
inicio 19 / 09 / 2017

Vox Populi

LA FÁBULA DEL GIGANTE DORMIDO Y EL CABALLO DE TROYA

"Dejen que China duerma, porque cuando despierte, el mundo temblará". Diana Otero Mascato es abogada y ha realizado un master en Banca.

Erase una vez un gigante del que todos pensaban que dormía plácidamente, pero que, entre sonata y sonata, preparaba estrategicamente su presentación en público para ser reconocido popularmente como el primer gigante del s. XXI. Y es que ya lo dijo en su día Napoleón Bonaparte “Dejen que China duerma, porque cuando despierte, el mundo temblará”.

Y así fue como China ha pasado del dulce sueño a ser hoy una nación de enorme influencia mundial que inunda los mercados con sus productos y su cultura, sus tradiciones, sus artes marciales, su estilo de vida, etc...

Gracias a una férrea y centrada planificación China creció los últimos años incluso en niveles superiores al 10% con diversas operativas tales como:

 

  • Sus planificadas técnicas microeconómicas como la reducción de los costes de producción o la venta a gran escala permitiendo la puesta en el mercado de artículos a precios mucho más bajos.

  • El desarrollo e inversión en infraestructuras en el país, como por ejemplo, la puesta en marcha del AVE más rápido del mundo o la apuesta por formar a 600.000 ingenieros cada año en las Universidades Chinas. Para el desarrollo de la infraestructura y la obtención de la necesaria materia prima, la República China firmó acuerdos económicos con países en vías de desarrollo tales como distintos países africanos o países latinoamericanos.

  • Mantuvieron el valor de su moneda, el Yuan, estancado, de tal modo que no sólo no se incrementó su valor, sino que se permitió su devaluación en relación al mercado internacional, manteniendo sus productos al mismo precio a pesar de que habían devaluado su moneda. Ello  fomentó un clima más apropiado para exportar y para favorecer la industria y el crecimiento.

  • El menor coste de su moneda y los bajos intereses, la copia del modelo y del espíritu industrial americano, y que el Estado promovió las exportaciones, facilitó el camino de la creación e instalación de empresas. Se cobraron pocos impuestos a las empresas por la contratación del personal, se produjo un boom de creación y consolidación de empresas, abandonando las mismas su lugar de origen para emigrar e instalarse en China. Las empresas obtuvieron en éste país facilidades para instalarse, seguridad y medios logísticos a su favor.

  • En los juegos Olímpicos de Beijing 2008 los chinos muestran al mundo su capacidad técnica y humana, mostrando al mundo el gigante que quieren ser y la capacidad de China para optar a ser el Gigante del S.XXI y convertirse en el motor del comercio internacional y de la economía mundial.

     

Pero es que no sólo se han llevado a su país a las industrias, sino que en nuestro país el rápido e inusitado crecimiento de negocios, que son propiedad de ciudadanos chinos, ha desbancado a muchos negocios de ciudadanos nacionales españoles que han visto crecer su debilidad ante la fortaleza y estrategia china para verse abocados al cierre. En Madrid hoy una tortillería española o un Mesón del Jamón es probable que sea un negocio regentado por un ciudadano chino. La pregunta es....¿quién no ha colado éste gran caballo de Troya?. Quizás el Convenio de 22 de Noviembre de 1990 entre el gobierno de España y el gobierno de la República Popular de China para evitar la doble imposición y prevenir la evasión fiscal haya allanado un poco el camino.

Hoy en día, para obtener un país, ya no es necesario invadirlo, es necesario comprarlo”, decía hace unos días un empresario chino en una entrevista en los medios de comunicación. ¿Hemos sido invadidos comercialmente?; ¿hemos sido tan poco estratégicos y cabales que hemos favorecido que las empresas se deslocalizaran y se llevaran los puestos de trabajo a otro país?; ¿hemos metido un gran caballo de Troya en nuestro país mientras festejabamos la bonanza?; ¿somos conscientes de la situación que estamos viviendo y de con quién estamos compitiendo?.

 

No necesitamos más sindicatos para reventar a la patronal. No necesitamos más dialécticas estériles entre los grandes partidos. No necesitamos que nuestros diputados atraquen y roben consciente y dolosamente a nuestras empresas bajo el lema del comunismo (ya muerto en la República China donde la pujante clase media se expande a un ritmo vertiginoso). No necesitamos más políticos infecundos y que no dan ejemplo, y que van al Congreso con la técnica del ventilador a defender un “y tú más”. No necesitamos tratar a nuestros emprendedores como cuasi delincuentes. No necesitamos fomentar todavía menos aún el esfuerzo y el trabajo. Tampoco necesitamos que se lleven a otro país el I + D. No necesitamos tampoco más bancos públicos, con el gran ejemplo de eficiencia de las cajas, ya estamos empachados. Tampoco necesitamos más contratos de alta dirección para que nos sigan atracando de un modo legal pero inmoralmente detestable mientras todos nos apretamos el cinturón hasta que no podemos coger más aire. Tampoco necesitamos más administraciones públicas, más burocracia, menor eficiencia y menor productividad. De todo ésto, estamos realmente, empachados.

 

Lo que SI NECESITAMOS:

 

  • Planificación económica férrea y estratégica. Más cooperación y colaboración intrasectores. Menos huelgas.

  • Volver a atraer al empresariado. Facilitar su vuelta a nuestro país. También es necesario eliminar las trabas para la creación de empresas y asegurar la unidad de mercado. Se trata de conseguir incrementar la emprendeduría y hacer posible el crecimiento de las empresas. Bajar los costes de producción en el país. Subvencionar a estas empresas para que compitan con las demás y eliminar las ataduras a las que se enfrentan.

  • Consumidores: consumir preferiblemente productos españoles con la máxima de que “cuanto más cerca quede la empresa a la que le voy a comprar, más me voy a beneficiar”. Unos céntimos de diferencia puede suponer muchos puestos de trabajo perdidos, mayores índices de paro, incremento de los impuestos, menor eficiencia de nuestro mercado y un peligroso efecto multiplicador...Consumir productos españoles y/o gallegos es la mejor forma de mantener la pequeña y mediana empresa de nuestro país. Los miles de millones que genera ésta decisión, quedarán en todo el tejido productivo y generará puestos de trabajo e impuestos que se quedarán aquí. Por ello, ¡consumamos de un modo más inteligente!.

  • Urgen las reformas educativas que reduzcan el fracaso escolar, que se vuelva a valorar el esfuerzo y a incentivar al alumnado, que mejore la formación de nuestros jóvenes y se creen y potencien nuestras universidades e instituciones de excelencia mundial. Apoyar el desarrollo de la investigación, del I + D y buscar la senda de la productividad.

  • Urge que los agentes privados y públicos puedan hacer frente a sus obligaciones mediante la vuelta de la confianza y del clima de trabajo y productividad. Urge que vuelva a fluir el crédito.

  • La Marca España. Volver a poner en valor la marca España. Y para ello, que mejor que empezar nosotros mismos por invertir en ella. Tal y como resaltó éstos día el Ministro de Industria, que mejor que hacer turismo en nuestro país, invertir en nosotros mismos y disfrutar de nuestras fortalezas a la vez que las ponemos en valor. Si la Marca España ha perdido el 38 % de su valor entre el 2009 y 2011, recuperemos ya ese 38 %colaborando entre todos. ¡Invirtamos en nuestros productos y servicios!.

     

Ante todo éste panorama no necesitamos más presentes griegos ni caballos de Troya que nos traigan la ruina enmascarada con una morbosa financiación, hipotecas subprime, masivas deslocalizaciones o cierres de empresas para llevarse lo que somos y lo que hemos sido. Como han dicho nuestras olímpicas para poder ganar a las asiáticas “trabajo, trabajo y más trabajo”, principalmente, de equipo. Y es que seamos conscientes de que nuestro rival no es el Mercadona ni el Corte Inglés tal y como se ha empecinado en defender ilícitamente algún Diputado de nuestras Cortes. Lo dice un Proverbio Chino, “antes de ser un dragón, hay que sufrir como una hormiga”, y nuestro rival ha trabajado férreamente mientras las cigarras cantaban y hoy, ya no nos necesita.  

1 comentarios compartir:
ymajas dice: 17 de mayo, 2014 - 19:59

Mis Felicitaciones buen trabajo de esta fabula. Gracias por compartirlo con nosotros. Proverbio Chino, ?antes de ser un dragón, hay que sufrir como una hormiga? mensaje recbido


Usuario: :
Avd. Juan XXIII, nº 42 2º    |    986 731 286    |    690 617 187    |    info@foro-lex.com    |    aviso legal
GDR O Salnés